miércoles, 2 de agosto de 2017

Seré el nuevo inquisidor

Llevo una semana solo y durante este tiempo he hablado mucho conmigo mismo sobre un tema. Así, concluí algo radical: me despojaré de mi sexo, amputaré cualquier signo de libido, convirtiéndome en un caracol, en un molusco asexuado, huraño y eunuco, totalmente aséptico, higiénico, sin olor, translúcido e insípido. ¿Por qué? Porque siempre pienso en culiar. Y siempre que pienso en culiar termino cagándola, rompiendo cañerías que mojan a personas que no se lo merecen, exponiéndome al ridículo. Pero ya basta de ser una vergüenza imperdonable. Desde ahora seré el cuerpo plástico y frío de una muñeca. Pisé la trampa del neo puritanismo, me convencieron. A la hoguera lxs que vandalicen el amor manchándolo con los fluidos de una cachita. Censura para quienes hablen del sexo como si se tratase de una autopsia. Olvido para los poetas pornográficos. Ay de quién diga "culear". Ante ustedes está el nuevo acólito de la inquisición.