lunes, 5 de junio de 2017

Estafa

El evangélico de mi jefe nos regaló unas Moleskines. No sé cómo habrá llegado a esa decisión, pero quedé encantado, sobre todo porque venían con ticket de cambio. A diferencia de mí, los haitianos y el peruano consideraron que esas libretas eran un mal regalo. Ofrecí comprárselas. A cada uno le di tres lucas. En la librería, ese modelo estaba a veinte... Hoy fui con las cuatro libretas a dicha librería. Las cambié por ochenta lucas en libros. ¿Se considera estafa? Sí. ¿Por qué? Porque no puede ser que con ochentamil pesos sólo alcancen 6 libros. ¿El culpable?: Anagrama. ¿La víctima?: El Sémola.

7 comentarios:

  1. El escritor Francisco Ortega te trataría de pedante y posero y esnob.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, me lo dijo en Facebuk una vez. Deja buscar si tengo el pantallazo.

      Eliminar
    2. Quedo atento.
      Me sorprende lo inseguro y cerrado que es ese tipo. Una vez le leí lanzarse en contra de Paul Auster y todos esos escritores de New York o Boston, y ya ni recuerdo porqué.

      Eliminar
    3. No lo pillé, pero juro que me esforcé en buscarlo. De cualquier forma, no me lo tomo a mal. De repente es divertido empezar la semana con una polémica por algo trivial jajaja. Es mejor que enojarse por cosas serias. Un abrazo!

      Eliminar
  2. Yo creo que realmente esta entrada debería estar centrada en el porqué tu jefe decidió hacerles ese regalo, eso de la estafa era una mera extensión de un personaje que ya se ha descrito bastante en el blog y no cabe duda de que actuaría igual una y mil veces, pero que el "evangélico de tu jefe" les diera semejante regalo es pa preocuparse. yo esperaré una segunda parte donde se investigue eso, me dejaste metida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Estaban en oferta! Loco, eran súper caras.

      Eliminar
  3. Wena, vivaracho de tomo y lomo, creo que después de todo no eres un pedante ni nada de eso, si no que tomaste ventaja del desden e ignorancia de tus compañeros de trabajo, digo, si no apreciaron el presente y la consideración del jefe para con Ellos y además lo soltaron de una por tres lucas, la culpa es de ellos, y bien por ti que las cambiaste por libros y no por una cacha mal hecha con alguna puta metropolitana.

    ResponderEliminar