jueves, 23 de febrero de 2017

Sobre el vacío y la nueva teología

Sobre el impacto del último descubrimiento astronómico, el escritor Francisco Ortega escribió un estado:

«"Oye, pero si no han encontrado vida, no inventemos. Son planetas girando alrededor de una estrella. Sólo eso" / ¿SÓLO ESO CTM? /// Por Rao que son fomes, perdieron la capacidad de soñar, de imaginar, de aventurar, de querer descubrir… Parece que les faltó Mampato y Julio Verne en sus infancias. Que pena” ».

Más de 300 likes. 25 veces compartido. En los comentarios se apoya la misma idea, esa de adjudicarle una enfermiza carencia de imaginación a quien no se emocione con el descubrimiento; misma suerte corre aquel que no vincule el nuevo sistema con la comprobación de vida en otros planetas. Claro queda que imaginar algo remotamente contrario ni siquiera es imaginar, es sólo el tartamudeo de un obtuso.


Y acá vengo yo: pensar que hay vida fuera de la Tierra es un ejercicio estadístico basado en la inmensidad del universo. Por lo tanto, imaginar que hay vida en otros planetas no requiere mucho esfuerzo. Es re fácil, considerando las probabilidades y lo recurrente del tema en la ciencia ficción. Pero tener la soberbia de pensar que estamos absolutamente solos en esta noche sin forma, a pesar de las millones de galaxias y de los miles de millones de plantes es, a mi juicio, un acto imaginativo mucho más tremendo y notablemente más vandálico. Por un asunto estético me inclino por esta teoría absurda y antropocéntrica, más bella y triste que la otra. Pensar la soledad eterna también es soñar (aunque una pesadilla) y también es viajar (aunque sin rumbo).

2 comentarios:

  1. Una cosa u otra, ambas por igual son ejercicios oníricos. ¿Y qué mas da si hay o no hay vida, si están a tales distancias que, como no sea verdad todo eso de los cuerpos astrales y el espíritu viajero que no se atiene a las absurdas y férreas leyes de la física, es imposible que establezcamos contacto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad. Aunque es mejor que sean sólo ejercicios oníricos. ¿Qué pasaría si se hiciera contacto? El fin del más antiguo e importante paradigma: el hombre.

      Eliminar