sábado, 14 de enero de 2017

#Cémola

Se supone que es política de Starbucks escribir mal la gran mayoría de los nombres en sus vasos. Estarás tan indignado que subirás una foto del error, reclamando: “Increíble la ortografía de la gente. Qué mal sabor tiene el frapuccino cuando está mal escrito tu nombre #enojo #cemola #eduaciondepinochet”. Y así, gratis, estarás subiendo una foto que publicita la marca ¿Quién es el güeón? ¿Ah?

Esos lectores que publican estados atacando a la “mala” literatura ¿caen en el mismo juego? ¿Le importará a Cohelo lo que pienses de sus libros? Creo que no. “Es publicidad gratis”, respondió Isabel Allende cuando pasó lo de Bolaño. Cayeron redonditos ante una estrategia canalla y efectiva. Las obejas negras siguen siendo obejas.


Nunca usaría esos trucos tan cochinos.

4 comentarios:

  1. Y yo nunca caería en la trampa y por eso no voy a poner ningún comentario en esta entrada señalando indignado que sus textos son ambiguo porque uno no sabe si se refiere a las abejas o a las ovejas o, ya puestos, las arvejas, las viejas, o vaya usted a saber a qué demonios se está refiriendo. Claro que usted siempre puede decir que su blog es suyo y se lo folla cuando quiere, cosa que sería de mal gusto que lo dijeran los de Starbucks porque eso haría que la gente dejara de pedir los cafés en vaso. O por lo menos que cada uno llevaría su propio vaso porque al menos así sabrían de dónde proceden esas extrañas manchas serosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre habrá un apéndice con qué revolverlo jajaja

      Eliminar
  2. Eso me recuerda a que siempre me da reparo beber en vaso de tubo porque un célebre actor porno (se llaman así, actores, por convenio) dijo y, al parecer, demostró, que su instrumento de trabajo en activo no le cabía en un vaso de tubo. Siempre que veo uno de esos vasos imagino que fue el que se utilizó para la demostración y se me quitan las ganas de seguir bebiendo.

    ResponderEliminar