jueves, 5 de mayo de 2016

Contra las obviedades

Según sus etimologías, “Pedro” y “piedra” tienen la misma raíz. Por lo tanto, es bastante idiota que JUSTO el encargado de poner la primera piedra de la Iglesia tenga este nombre. Es la peor técnica narrativa. Como si fuese tramado por Galdós o la Pardo Bazán o Stan Lee. Me huele a que fue una ayuda de memoria, cosa que no nos fuera tan complicado recordar cómo se llamaba el primer Papa. Detesto cuando me subestiman como lector. Además, bajo esta lógica, todo se torna lo suficientemente estúpido como para perder el interés. Hola soy El Sémola y me gusta comer sémola. Jesús no sabía nada de narrativa. Bajo la misma óptica: Pedro Piedra - Peter Rock - Pedro Picapiedras: redundantes, obvios, unas perogrulladas ofensivas. Un pésimo chiste. Cambien la talla.

2 comentarios:

  1. Bueno, el rollo no fue así. El tío se llamaba Simón. Y un día Yisus le dijo, sobre esta piedra se levantará mi iglesia, y señaló para él. Y ya sabes cómo eran los muchachos, que aprovechan cualquier despiste para poner un mote. De ahí le viene a Simón lo de piedra, Simón el piedra. Los muchachos eran irreparables; al Yisus, después de que lo crucificaran, le llamaron el Cristo, por lo de la cruz.

    ResponderEliminar