domingo, 17 de abril de 2016

Contra los valientes

El arrojo del valiente no se compara con la profundidad del cobarde. Guerreros, revolucionarios, no nos sorprenden. Puede que sus hazañas tuerzan los párrafos de la historia, pero, con todo, no postrarán la imaginación del cobarde. Y es que por cada acción apolínea que nos refrieguen, en nuestras cabezas ya habremos trazado versiones más grandiosas que las ocurridas en su plana realidad. De la misma manera en que Milo Manara crea mujeres más hermosas que la misma evolución, las ideas valientes del cobarde oscurecerían esas acciones que tanto ufanan a los valerosos. Den las gracias, pues, de que el mundo funcione con sus reglas. Si funcionara con las nuestras se rebelaría lo que realmente son: humanos luchando, un pincelazo sobre el vacío.

5 comentarios:

  1. Lo que yo decía, los valientes simplemente son gente incapaz de imaginar. No son valientes porque ni siquiera han conseguido imaginar el peligro al que se enfrentaban. Solo el que tiene imaginación conoce ese peligro y por eso huye, porque tampoco es tonto.

    ResponderEliminar
  2. ¡Que poderoso ha de ser un cobarde envalentonado!
    Saludos Sémola (-:

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Sémola. Voy a Stgo el viernes. te tinca que te invite un completo mientras me cuentas historias hetero????

    Saludines semolines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. NOOOOOOOOOOO, POR QUÉEEEEEEEEEEEEEEEE, NO ESTARÉEEE (o sea, sí estaré, pero no disponible. No es que me dé color, al contrario, tengo weás bastante fomes y protocolares que hacer. Dime, JF, dime, qué es la vida sin este tipo de weás ¿ah? Qué es la vida).
      PD: Trabajo hasta las 8. Perra Fortuna.

      Eliminar