jueves, 19 de noviembre de 2015

Pornografía Paranormal (fragmento)

En el corto tiempo que trabajé en la Filsa me topé con un libro llamado Pornografía Paranormal. En menos de cien páginas, algunas imágenes y dudosa credibilidad, se habla sobre fantasmas y otros fenómenos captados durante la grabación de videos pornográficos. No lo compré. Agrego algunos fragmentos sacados de ahí.


Pornografía paranormal (fragmento).



[…] Junto con el desarrollo de la tecnología para registrar el movimiento, surgió la necesidad casi inmediata de grabar escenas de sexo explícito. Aunque se cree que hay otras obras anteriores, A Free Ryde (1915) es la cinta más antigua de la que se tiene registro, marcando tendencia dentro del intuitivo y nuevo género de la pornografía en video. La mención de esta efeméride se trae a colación con el objetivo de que el lector comprenda que, a la fecha, la humanidad ha producido cien años de pornografía. De aquel dato se deduce que la cantidad de horas filmadas es ingente, tiempo que se ve notablemente aumentado si consideramos que en la actualidad el acceso a la tecnología cinematográfica es una cuestión cada vez más generalizada.

Si bien no contamos con evidencia empírica que avale la siguiente tesis, es de conocimiento popular el hecho de que gran porcentaje de internet está destinado al almacenaje de videos pornográficos. Se cree, además, que si comparamos la cantidad de horas filmadas en la industria pornográfica versus el resto de las disciplinas cinematográficas, el cine para adultos podría fácilmente doblar el tiempo empleado en las otras categorías.

No es de extrañar, pues, que variedad de fenómenos de todo orden hayan quedado registrados en estos filmes. Por ejemplo, conocido es el caso de una producción porno tailandesa que se vio interrumpida por el maremoto que azotó el sudeste asiático durante el 2005. La cinta es uno de los mejores registros del cataclismo, ya que se observa con lujo de detalles la masa de agua abalanzándose sobre el set de grabación, lugar que fue prontamente abandonado por los implicados en el film. Las imágenes no fueron liberadas sino hasta su tardía edición varios años más tarde (ความสุข, 2008), eliminando todo rastro que indicara que se tratase pornografía gay.



[…] Asimismo, los productores de pornografía cuentan con una serie de escenas que, mediante trabajos de edición, nunca fueron publicadas junto a las películas. Las razones de esta censura son puramente comerciales, pues en su mayoría se tratan de registros que dan cuenta de sospechosos eventos paranormales que ocurren durante las grabaciones: sombras, caída de objetos, incendios espontáneos, voces que vienen de la nada, reflejos misteriosos en espejos y vidrios, ovnis... Como es de suponer, el hecho de que estos registros compartan cuadro con escenas de sexo ha impedido que se popularicen, limitando su distribución solo a un selecto grupo de investigadores. Las escenas paranormales más difundidas de este estilo, se encuentran en películas de los años 60’ y 70’, películas que fueron distribuidas sin depurar las escenas que no correspondieran al canon.


[…] El connotado investigador Cesar Buenrostro actualmente posee la mayor colección de estos clips. Su interés por el tema, confiesa, se remonta a su adolescencia, cuando pesquisando con atención adecuada A Dirty Western (1975) descubrió que en la secuencia inicial, donde se observa a unos jinetes cabalgando por un bosque, se podía ver claramente una anciana ahorcada en uno de los pinos. Su imagen, aunque nítida, era oscurecida por un aura que inmediatamente se asociaba a un evento de ultratumba. Esto lo motivó a observar el film completo en busca de otros eventos similares y, para su sorpresa, notó varias cuestiones más que inquietantes. La más sorprendente de ellas se trata de una conocida escena de orgía que tiene lugar a orillas de un lago. En cierto punto, desde dentro del agua puede apreciarse cómo una figura espectral emerge de las profundidades para ingresar en el bosque. De hecho, con la debida atención vemos que una de las actrices se percata de la presencia de algo que pasa junto a ella, cuestión que la obliga a voltearse hacia la cámara esperando que el director detenga la escena, pero ante la indiferencia del set, continuó en posición sin volverse nuevamente. Tiempo después, la actriz fue entrevistada por Buenrostro. Durante la conversación confesó que en el rodaje de esa película ocurrieron varios sucesos extraños, aunque ninguno de los implicados le dio la importancia necesaria…

2 comentarios:

  1. El título es engañoso, estuve un buen rato intentando identificar una polla o unas tetas en la sombra esa de la primera fotografía. Por fin, ya cansado, decidí leer el texto. No es que se trate de fantasmas pornográficos, (esto es para los lectores despistados, como yo)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fantasmas pornográficos. Apuesto que ya hay una película con ese argumento.

      Eliminar