miércoles, 28 de octubre de 2015

La vida no es sueño

Soñé que cierto tipo barbón me ofrecía un trabajo que consistía en redactar reseñas sobre fanzines. Yo le respondía que jamás nunca le daría un giro pecuniario a mi escritura. Me ofrecía setecientos mil pesos mensuales. Entonces, yo le respondí que por esa plata mensual era capaz de repetir todos los errores de la humanidad. Lo dije solo porque era un sueño. En la vida real rechazaría esa oferta. A menos que me la hagan. Si me la hacen, la acepto. Hay que aprovecharse de la naturaleza contradictoria del ser humano.

lunes, 19 de octubre de 2015

CURRICVLVM VITAE

Las buenas ideas hay que copiarlas. También las buenas palabras. Por ejemplo “rocambolesco”. Siempre busco excusas para usar esa palabra. En esta ocasión copiaré una buena idea redactando mi currículum para postular a los diversos trabajos que me harán millonario (o multimillonario) (dejo la fuente de inspiración, que a su vez se inspiró en Lira: Loscuadernosdelpracticante )


CURRICVLVM VITAE


Antecedentes generales 

Nombre: Sémola, El.
Nombre civil: No sabe/No recuerda/No importa.
Pseudónimos: Poeta metralleta, Muela del juicio, El Copa rota, D’artagnan, El Jesús de los malditos, Batman, Odiseo, Han Solo, el Gamblero de los libros, Detective Sémola, entre otros.

Fecha de nacimiento: Es relativa. Si se necesita gente joven, me afeito y nazco el 93. Si se necesita gente mayor con experiencia, no me afeito y nazco el 83. Si la edad no es determinante, uso mi habitual barba de tres días y nazco el 88. Usted decide.

Rut: No recuerda.

Dirección: Hotel/Motel Saturno.

miércoles, 14 de octubre de 2015

Sobre las moscas, su Señor y el futuro laboral.


(Lo que se ve arriba es la foto de una larva de mosca sacada por un microscopio).

Pasé un mes intentando meter dos moscas dentro de una botella para que se aparearan. Suena abusivo, pero en realidad les estoy haciendo un favor: a cualquiera le gustaría estar encerrado con el fin último de rozarse los genitales. Cerca de cumplirse la primera semana, logré meterlas en la botella, pero no se aparearon. Pensé que quizás eran dos moscas del mismo sexo. Así que las solté. Cerca de cumplir otra semana, metí tres moscas en la misma botella, apostando que era más probable la existencia de un sexo distinto entre tres ejemplares, pero tampoco se aparearon. Pensé que quizás estaban muy estresadas. Para la semana siguiente me conseguí una botella grandota y, en lugar de cazarlas una por una, dejé gotas de bebida adentro. En dos horas ya había cinco moscas en la botella. Estuvieron cautivas casi doce horas, comiendo dulce a destajo, y ninguna pareja se apareó. Murieron dos. Recordé eso de que las moscas viven poco y, para despejar mi ignorancia, vi mini-documentales de moscas poniendo huevos húmedos, comiendo cadáveres, volando y frotándose. Aprendí varias cosas. Por ejemplo, aprendí que solo se aparean cuando la muerte se les acerca, así que mi plan sexual era inaplicable y ambicioso si consideramos todas las variables. Aprendí que vistas de cerca son realmente asquerosas. Aprendí que tienen tres mil tres ojos, característica pavorosa, pues significa que ven con lujo de detalles a sus compañeras; por algo no se quieren aparear, si son tan feas. Les abrí la botella para que huyeran, pero no se movieron. En castigo, metí a la araña que vive atrás del libro de Stendhal (no es la araña literaria, esta es otra). La araña no les hizo nada. Aburrido, partí la botella por la mitad. Se acabó el Edén, les dije. No me hicieron caso, les imprequé. Ahora empieza la vida real. Cuando ya no quedaban hijos míos dentro de la botella, consideré la muy seria posibilidad de buscar un trabajo. Llevo casi todo el año cesante y ya me está empezando el hambre y esas cosas. Cuestiones que evitaría si fuese un robot. O una mosca. O millonario. O una botella.


jueves, 8 de octubre de 2015

Chiste

Estoy teniendo problemas para armar un chiste. No es chistoso, es ofensivo y es muy largo. En otras palabras, es una perfecta entrada para mi blog. Acá les va.