jueves, 16 de julio de 2015

De hablar más de la cuenta

[Me pasa que subo cosas de manera desfasada, porque la conexión ratona que “tengo” aparece solo cuando quiere, o cuando no he escrito nada para subir (por eso puse “tengo”, yo no tengo nada). Esto que subo ahora es de la semana ante pasada. O quizás de antes. Ya no sé. Me he esforzado por emborracharme estos días y carajo que soy bueno en eso]

Hoy fui a buscar un papel que acreditara que me habían echado de la Feria Chilena del Libro. Como odio hacer trámites, me esforcé y fui borracho (aún estoy un poquito ebrio). Como odio los ascensores, tuve que interrumpir el cierre de uno para lograr subirme rápidamente. Adentro, me encontré con un tipo alto y terniado. No lo miré mucho, pues me dio vergüenza. Educado como soy, le pedí disculpas, que odiaba hacer trámites, además que estos cerdos fascistas me echaron por supuestos robos de libros, cuestión que nunca probaron.

-¿Qué libros?

Debo aceptar que me sorprendió su pregunta, sobre todo porque mi estado de ebriedad era obvio (nadie le hace preguntas de ese tipo a un borrachito). Le expliqué que se perdió un poco de todo mientras estuve ahí. Y que, sí, sí robé, pero un ejemplar estándar de un libro de Borges que nunca tuve y que nunca había leído. También le dije que daba lo mismo, porque todos los que trabajan en la Feria robaban un poco y, además, de seguro ese libro se pudriría ahí, porque la gente que compraba en esa librería compraba “obras de triste valor literario”. Cuando dije esto me detuve. Solo un estúpido como yo diría tamaña aberración a alguien en un ascensor que se encuentra en el mismo edificio de donde te echaron por robo. Lo miré aterrado y le pregunté si trabajaba en la Feria Chilena del Libro. Me miró y, haciendo un gesto con la mano, me hizo entender que no.

-          Oye y por qué dices que la gente de ahí compra pura porquería.
-          Porque los libros que compran siempre traen fotitos de sus autores.
-          ¿Y eso es malo?
-          Peor que malo: terrible. Imagina que tu pega es escribir. Listo. No tienen por qué posar sexy en una foto con la excusa de, no sé, de que las viejas te van a comprar el libro porque les calienta el flaco de la contraportada.
-          Quizás se hace porque es más fácil recordar un rostro que un nombre…

Podría haber contra argumentado algo genial. Desde que salí del ascensor se me han ocurrido como 50 contraargumentos geniales que pude haber respondido sin miedo a recibir un contraataque. No dije ni pío porque me miró con cara de lobo de mar, con la misma expresión de alguien que sabe que sabe más que tú (perdón por eso, jajaja). Ahí, de repente, caché que me parecía conocido. “Un gusto”, le dije cuando me bajé en el piso correspondiente. Me respondió “lo sé”. No estoy muy seguro, pero creo que era Simonetti. Menos mal que no hablé mucho más, porque ese sujeto siempre aparece en las contraportadas de sus libros. No lo culpo, tiene buena pinta. Si yo fuera la mitad de buen mozo me sacaría fotos hasta de mis axilas.



Señor Simonetti, si está leyendo esto, por favor sepa que lo que dije no fue con buena intención. Ni con mala intención. Yo solo digo cosas, no me pida que las piense. Tengo problemas graves con el alcohol, últimamente me ha dado por superarme a mí mismo. Señor Simoneti, nunca he leído alguno de sus libros, pero sepa que no por eso tengo algo en contra de ellos. O algo a favor. Yo no tengo nada, señor Simoneti, de manera que estoy abierto a que me regale todo el dinero que disponga. De nada.


[Me gusta esto de escribir entre paréntesis cuadrados. No sé, me siento algebraico. Vivan las notas al pie] 

2 comentarios:

  1. Sémola:

    Creo que si te veo en persona te daré un combo en hocico bien merecido... Ese weón representa para mí el maricón neoliberal, de raja con olor a vichy, con cejas arregladas en palumbo, el wn maraco que todas las colas quieren ser, no la cola negra poblacional pasada a perfume mal imitado...
    A parte, en serio, prefería morir en la pica de madera (porque hay otra de cuero que le encanta a las pasivas) antes de leer a semejante aberración literaria... Por cierto, da igual la foto, viniendo el comentario de un imbécil narcista como él, nada importa...

    Por otra lado, te odio weón, tomai trago como si fuera agua y Yo con cuea puedo ver las botellas en las vitrinas..

    --
    Juanito Fulanito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las cejas es verdad, las tenía esculpidas en la frente. Se las mandó a instalar. Increíble. Bueno, no estoy TAAN seguro si era él o no,ya sabes, las nubes del copete y esas cosas. jijiji
      S.

      Eliminar