jueves, 26 de marzo de 2015

TEL

(Me ha costado escribir esta entrada porque su importancia recae en el sonido de ciertas palabras. Entonces, cuando escriba entre eslaches / / significa que hay que leerlo como el sonido contenido entre ellos. Por ejemplo: en lugar de poner FBI, pondré /efe be i/, porque es así como lo pronuncio. Además, esto es producto de una conversación de HORAS, con sus respectivas dosis de alcohol, de manera que para hacer el cuento más corto me mandaré un in media res).




[…]

─ Y es por eso que no le tengo miedo a las /e te ese/ ─ dije. Me refería a las ETS, enfermedades de transmisión sexual.
─ A mí siempre me ha dado risa esa sigla, es tan idiota — acotó el Pecas, el otro interlocutor.
─ ¿Por qué? A mí me parece bien útil.
─Es muy larga, cuatro letras.
─Son tres—.
─Son cuatro /e te e ce/— dijo el Pecas.
─Loco, son tres /e te ese/.
─ Güeón, son cuatro. La E, la T la E y la C— dijo el Pequitas.
─ A ver, a ver y según tú ¿qué significa la sigla?— pregunté.
─ Enfermedades de Transmisión Entre Coitos— solo le faltó recitarlo.
─ “Entre coitos”, no tiene sentido. Cuando te acuestas con alguien, cosa que te recomiendo hacer luego para que no vuelvas a tener estos problemas, no hay dos coitos, hay un solo coito─ dije, molestándolo.
─ Puta, Sémola, por eso te digo que es idiota la sigla. Y ya tuve relaciones, varias veces, con tu mamá.
─ Idiota eres tú, tú eres el rarito, porque las letras son: E T y /ese/, de “sexual”, son Enfermedades de Transmisión Sexual. Oye y ¿desde cuándo crees que significan eso de los coitos?─ dije riéndome.
─ Bu, desde hace años, diez años, por lo menos; habré tenido unos catorce cuando conocí por primera vez la sigla.
─ ¿De qué hablan?— Interrumpió “educadamente” el Baraja, sentándose y sirviéndose sin preguntar un buen montón de cerveza.

─ De todo un poco, pero ahora hablamos de Enfermedades de Transmisión Sexual— respondí.
─ Ah, las /ets/─ dijo el Tito, dándoselas de baquiano.
─ ¿/ets/? A ver, espera, de verdad les dices /ets/?— pregunté.
─ Sí po, Enfermedades de Transmisión Sexual: /ets/.
─ Ya po, /e te ese/, no /ets/.
─ Güeón, cuándo se ha hablado así el español, acaso yo te digo “hoola po /ese e eme o ele a/”, no po, porque las letras se unen en sílabas. SÍLABAS. Pa eso son las vocales, amigo, te las presento.
─ No digo lo contrario, cabeza de trapo, pero las siglas se tienen que…
─ Ah claro, señor academia, claro. Oye Pecas, vámonos de acá y vamos a la /o ene u/ a una conferencia— me interrumpió. Siempre lo hace cuando está a punto de perder en una discusión.
─ Ay, es que güeón, suena horrible po’, por ejemplo, la mandíbula tiene una articulación que parte en la mandíbula misma junto con el hueso temporal, se llama Articulación Témporo-Mandibular, y su sigla es /a te eme/, porque si se aplicaran las leyes del Tito culiao, sería /atm/, la güeá idiota.
─ Sémola te odio— dijo el Titín y me sirvió más cerveza.
─ Oye y ¿vamos a ir al recital del martes?—preguntó el Pecas, se refería a una tocata en la sala SCD.
─ Claro—dije.
─¿Dónde es?— volvió a preguntar y yo con el Baraja respondimos al mismo tiempo.
─ en la /ese ce de/.
─ en la /scde/.

 Así es, mi amigo dice /SKDÉ/.

No hay comentarios:

Publicar un comentario