miércoles, 11 de marzo de 2015

Consejos del Pecas



“Te lo digo súper en serio. Súper en buena. Debes dejar de ser tan carretero, Sémola. Es mucho. No tienes plata, ni dónde vivir, ni tampoco tus papás te quieren. Hay que hacer algo con tu vida, re-hacerla. Yo te puedo presentar a unas personas capacitadas para cambiarte. No te cobrarán si dices que eres mi amigo. No está bien eso que tú haces. Es una cosa de la cultura, amigo, tienes que ser más serenito, más calmado. El otro día me contaste que te habían echado de la pega porque no quisiste aceptar un puesto en el sindicato. Mira po’. Vas a arruinar a Chile entero. El sindicato, el sindicado. Apuesto que no sabes lo que es un sindicato. Estoy seguro que no sabes, Sémola, por eso, aprende. A PREN DE. La vida es corta y la tuya será más corta si no paras tu espectáculo ¿A quién quieres sorprender? ¿A mí? ¿Al Trulu? Ya, te dejo. No sé dónde dejé mi ropa…”



Esto me lo acaba de decir el Pecas. Golpeó mi puerta hace cosa de minutos, vistiendo solo una camisa blanca. Borrachísimo. Era como una pintura de Polock, porque las manchas de sangre y vómito en su camisa daban la impresión de que había dejado la representación figurativa, retando a la tradición occidental de utilizar pinceles en función de un caballete (lo leí en wikipedia). Un gusto que ese mamarracho ebrio interrumpa mis sesiones de masturbación nocturna. 

3 comentarios:

  1. Uno lee estas cosas y se le empañan los ojos...¡coño... ahí están los amigos! :-)

    ResponderEliminar
  2. Es buen amigo... de lo contrario no te diría nada...
    Viva el sindicato y proletariado (pero no los sindicalisaltas vendidos)

    Saludines Semolines

    ResponderEliminar
  3. Amo a Pollock!!! Y me cargan los sindicatos...

    ResponderEliminar