sábado, 3 de enero de 2015

Aventura de Año nuevo



Mi tope es pasar un día AL AÑO detenido en una comisaría. SOLO UN DÍA. El año nuevo pasado, como doce horas después de de las 00:00, me detuvieron por ¿allanamiento de morada? Algo así. Entré a una casa pensando que era la de Nicanor Parra, pero resultó ser otra y los carabineros que me detuvieron fueron los mismos que, un par de horas antes, me habían aprehendido por “desórdenes” en la vía pública. La primera detención, la de "desórdenes en la vía pública", nunca se concretó formalmente, pero la segunda sí. Tuve que pagar multas y todo el rollo, lo que es muy triste, porque fue un simple error, mientras que por lo de los desórdenes me merecía, por lo menos, una paliza estatal. Como me detuvieron a inicios del 2014, me propuse cuidarme todo el año para no caer nuevamente, así que cada vez que tenía la posibilidad de cometer alguna estupidez, lo pensaba un poco y terminaba retractándome. A pesar de eso, por los pelos, no me detuvieron más veces el 2014. En muchas ocasiones escapé de los fiscalizadores del Transantiago. Muchas.

En fin. 

A las 05:30 de la madrugada del primero de Enero del 2015 fui nuevamente detenido y esta vez fue por algo grande. Acabo de “recuperarme” y no tengo nada de buena pinta: un chichón en la frente, el meñique de la mano izquierda roto, diarrea y, lo más loco, sectores de mi piel con quemaduras de primer y segundo grado. Son pequeñas zonas que van desde mi cadera hasta la rodilla derecha, esto por la parte de atrás. El doctor dijo que era poco probable que quedaran cicatrices, cosa que me alegró, porque estoy lleno de tajos y todos se deben a que soy un idiota. La saqué barata: mi amigo el Baraja perdió su bigote en el mismo incidente. Tengo que ir al Juzgado en Febrero…

Qué les puedo decir, amigos de internet, qué les puedo decir...

FUE EL MEJOR AÑO NUEVO DEL UNIVEEEEEEEEEEERSOOO!


Ya les contaré qué ocurrió, me duele mucho escribir con mi dedito roto. Amo a ese dedo, así que lo cuidaré como se debe.

2 comentarios:

  1. Sí que promete ese relato. IMPRESCINDIBLE curar ese dedo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no sé por qué lo ocupo para escribir.
      Saludos, Riforfo, siempre es un gusto leerte.

      Eliminar