domingo, 2 de noviembre de 2014

Disciplina rígida, Pasión magma escarlata.


En el último tiempo, no digamos que he plasmado cosas de calidad en este blog. Lo que sucede es que estoy volcando toda mi creatividad en La Novela Gamblera, mi proyecto estrella. Se trata de la novela más definitiva de la historia de las novelas. Se trata de la obra más fundacional de Chile. Se trata de la joya más brillante de la hispanidad. Tal labor, pues, requiere el 100% de mis neuronas y esfuerzos. Es un reto que solo YO puedo llevar a cabo –al ser una persona con mucho tiempo libre-; encomendado desde la muerte, con la misión de sellar la literatura a través de una obra que estremezca sus bases, romperé las fronteras del arte con el puño de lo literario.

A continuación veréis solo una pequeña muestra de este tan genial trabajo, fruto del esfuerzo de semanas, de meses y, por qué no, de toda una vida. Podréis deleitaros con la fortaleza y la madurez de una prosa que es constantemente esculpida, hora a hora, minuto a minuto: cada segundo del día en que no estoy pendiente de comer o dormir, estoy tallando las letras de lo que será mi pasaje -y el de muchos- a la inmortalidad.

Sin más dilaciones, hela acá: un segmento íntegro, terrible, tremendo y catastrófico de lo que puede hacer la mente del humano cuando se ve empujada por una disciplina rígida, propulsada por una pasión de magma escarlata. Acá, amigos míos, acá los dejo con el inicio de mi novela:



(ola, en- realid-ad no llebo_ ni *una:: put/a palabra pirwprnrew efnañ)

4 comentarios:

  1. Estoy leyendo a Krishnamurti, donde dice que las ideas, el pensamiento son un estorbo para el conocimiento. Estás en el camino. ¡Oh, Sí!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué libro? Para ver si me lo consigo, aunque debo confesar que no había escuchado hablar de él (o ella).

      Eliminar
  2. En realidad cualquiera. Krishnamurti se repite mucho.

    ResponderEliminar
  3. Aaaaaaaaaaah jajakaja esperaba que se abrieran las cortinas y apareciera algo, lo que fuera. Pero fue bueno reir.

    ResponderEliminar