jueves, 23 de octubre de 2014

Flor


Como ya es costumbre en este insigne blog, relataré brevemente mi más reciente derrota. Ayer iba a juntarme con una mujer que conocí hace un par de semanas atrás. Era una mujer hermosísima, cabe decir. ES hermosísima. Fui a su encuentro entusiasmado, pues era evidente que yo también le gustaba.

Aaay, el amor. Todo sería perfecto si tuviera EL RESPETO MÍNIMO QUE MEREZCO. Nadie me respeta, pero es que nadie me respeta. Debe ser por mi pinta y porque soy flojo y pobre y no tengo ni dignidad ni amor propio. Pero conozco como a diez personas así. Incluso más de diez, deben ser como doce o trece (incluyendo al Tito). Todos igualmente fracasados, pero, eso sí, gozan de una inmunidad cósmica que yo no tengo.

Me juntaría son esta chica en una esquina del Parque Forestal. Cuando estaba llegando, se me acerca un tipo con cara simpática y me pide ayuda para mover un gran mueble. Solícito, accedí. Al dejar el armario donde correspondía, caché que mi mano y la manga de mi chaqueta estaban llenas de mierda. Sí: caca, excremento, surullo. Y lo mejor de todo, ERA HUMANA.

El compadre no sabía de dónde había salido la caca. Por mi parte, tengo una teoría. Tan solo la perfecta combinación de estos terribles y apocalípticos factores podría generar la flor de caca con la que me encontré: exceso de vino, falta de pudor, apremio y resaca. Por favor, no imaginen el olor que tenía aquel desperdicio.

Lo triste fue que me tuve que devolver al Saturno. Me bañé y me cambié de ropa, tonto de rabia. Cuando llegué por fin al lugar –con una hora de retraso-, la chica ya no estaba. Una vez más, GRACIAS, UNIVERSO.

5 comentarios:

  1. Es triste que un acto de generosidad se pague con tal felonía. Así la gente va perdiendo esa necesaria solidaridad y espíritu de conviviencia que es necesario fomentar entre los puebles para lograr un futuro de paz y prosperidad de los pueblos. Oye. ¿tú estás seguro de que la chica "ya no estaba" o, tal vez, solo tal vez, se trata de una mujer, todavía no había llegado?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amén que sí. Fui pesimista, únicamente, como consecuencia histórica de TODO lo que me ha pasado. La mujer nunca llegó al encuentro; al día siguiente fue a mi "casa" a pedirme disculpas y terminamos disculpándonos mutuamente de manera bien intensa, con poca ropa y eso.
      Un abrazo!

      Eliminar
  2. Solo pude pensar en la siguiente frase de un comediante chileno: "me dai cualquier pena"

    Semolin todas las mujeres nos demoramos, TODAS!! Así que tal vez aun ni llegaba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. NO LLEGÓ!!! JAJAJAJA. Al otro día se fue a disculpar conmigo por no llegar. Jejeje.

      Eliminar
    2. wajajajajajjaj y tu atormentandote... xD

      Eliminar