jueves, 14 de agosto de 2014

Resumen de por qué odio el Yoga



Estaba escribiendo una entrada, pero resultó absurdamente larga y aburrida, por lo que haré un resumen salvaje, concluyendo lo mismo: fui a una clase de yoga hace un par de días, no quería ir, pero fui. Como siempre, me humillaron. Picado, entendí que jamás sería parte de nada. El Tito de mierda también fue a la clase y no sufrió ningún percance. Asimismo el Trululú, de quien fue la idea inicial. Namasté, namasté, fin. El párrafo final lo pego íntegro. No es más que un refrito de otras cosas que he dicho varias veces:


[…] Y se fueron, vistiendo su ropa de marca especial para el yoga: lycra traída desde oriente. Zapatillas confeccionadas en el corazón de la India. Toallas tejidas en el Himalaya. Bolsos comprados en Ripley. Celulares con plan de pago. Todo, sus ropas, sus bolsos, sus teléfonos, sus zapatillas, incluso sus caras, parecían estar hechos a la medida, pues todo combinaba. Las cosas que llevaban eran parte de un conjunto, tenían una lógica propia, como si la empresa que hizo las calzas conociera a los sujetos que diseñaron las zapatillas. Los clichés y tópicos idiotas y optimistas que dijo el yogui al final, chocaron, chocan y chocarán, por siempre, contra el muro de facebuk de estas chiquillas: “Excelente clase de yoga, uf, agotada”, “Esperanzas para todos, que siempre sale el sol!!”, “Bonito mensaje nos deja el profe, a ponerle power a la vida!”. Si la costumbre ahora es mostrar, es hablar en voz alta, no para que te escuchen, sino pa’ escucharse uno mismo. No me importa el Yoga, pues no soy quién para criticar una disciplina. Pero sí me importa no hundirme cuando ellos se hundan. Mis esfuerzos apuntan a hundirme mucho antes. Por ellos es que yo siempre estoy equivocado, el punto es que me encaaanta estar tan equivocado.

1 comentario:

  1. El Yoga me llama la atencion pero a la vez me desafia por lo general las clases son super avanzadas entonces uno hace el ridiculo totalmente si no tiene la felxibilidad y condicion fisica a mi me paso, cuando fui la gente me parecio muy normal nada de estrafalarias, saludos

    ResponderEliminar