martes, 4 de febrero de 2014

Sobre los sueños malsanos, la Fortuna y Bukowski.



Desayunando a las 4 PM en la cocina del Saturno, solo, mirando como un rayo de sol, que entraba por la ventanilla, me quemaba la mano, siento que el Tres Bastos hablaba muy acaloradamente con alguien: era el Baraja. Éste le decía que necesitaba hablar conmigo, pero el Tres Bastos le contestaba que yo estaba lavando la loza (me exigen lavar la vajilla del lugar y puedo dormir gratis en él…por siempre) y, que si entraba él, no terminaría nunca de lavarla. Generalmente, el Tito hubiese dicho “a la chucha, dile al pelotudo que me llame”, pero en lugar de aquello dijo “yo le ayudo, te lo juro güeón, le ayudo”. Viéndolo angustiado, a tal punto, que preferiría trabajar en lugar de irse -cosa rara entre caballeros de nuestra cepa- el Tres Bastos lo dejó entrar. Ingresó a la cocina con los ojos llorosos. El Tito me contó que cierta persona le contó a un amigo que estaba hablando con él hasta hace poco que, allá en Estados (H)Un(d)idos, demolieron el Hipódromo.
Qué hipódromo, se preguntarán. Yo no lo pregunté, porque no tenía sentido que el Baraja me refiriera otro hipódromo distinto del que siempre citamos, iban a demoler el Hollywood Park, en Inglewood, el hipódromo que le dio de comer al Dios de las resacas cuando la literatura (más que la literatura, la crítica) le dio la espalda tras escupirle en el rostro. Siempre fantaseamos en ir a aquel lugar, y tomar vodka seven y pelearse en la fila de las apuestas y perder todo el dinero y ganar la mitad y enamorarse de alguna gringa tetona y estar con caña resacosa todo el rato y comer barras de cereal. Pero nada de eso iba a pasar, nada de eso pasará, porque el hipódromo en donde Bukowski apostaba, fue demolido en Diciembre por “necesidades habitacionales”. Más que la tristeza producto del cierre del lugar en donde el viejo miserable hacía de las suyas, lo que sentíamos era la tristeza de que se muera completamente un sueño, por burdo que éste sea. Cuando conocí al Tito en el hospital, él fue el que se presentó, a sí mismo, como apostador compulsivo y él fue quien habló, por primera vez, del mítico hipódromo aquel en una conversación. Y fue tema recurrente, lo sacábamos al baile cada vez que alguien perdía plata: “no te preocupí compa, cuando vayamos a Los Ángeles nos haremos millonarios güeón, te lo aseguro”. Dudo que hubiese pasado, que fuéramos, y dudar, dudar para mí es un premio, ya que dudo si puedo seguir vivo todos los días y pardiez que lo hago, dudo si podré cargar toda mi vida con un pasado que me persigue y carajo que lo logro, hace rato que vivimos varios a los que no nos preocupa la incertidumbre, los mismos que le rendimos tributo a la Fortuna… Sin embargo, pareciese que hasta ella, la perra Fortuna, se tiene que inclinar algunas veces ante la Muerte. Pero ahí lo tienen: otra razón más para tenerle mala al país del norte. 

7 comentarios:

  1. Supongo que no son tiempos para apuestas. (Si no es en bolsa y teniendo bien agarrados por los bajos a unos cuantos gobiernos títiriteros) Supongo que esto se está acabando, que están barriendo la basura -¿quién les comprará esas viviendas? ninguno de los que iban a probar suerte al hipódromo; la suerte no pinta nada ya, todo está perfectamente amarrado.

    ResponderEliminar
  2. Aveces los sueños son solo eso... sueños. :/
    Hay algo que yo no entiendo en que clase de hospital se conocieron con el Tito?
    El pasado siempre nos persigue, pero depende de nosotros si dejamos que este nos atrape y nos destruya.

    Cuidate ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pardiez, huevón, qué pena.
      Pero ahí discrepo con usted, comadre Eléctrica, los sueños siempre son sueños y no solo a veces. Lo más importante es que los sueños siempre se pueden reemplazar, así que todavía podemos desear morir de leucemia o trabajar (como pelotudos) de cartero (aunque es peor ahora donde todo el mundo usa el virtualismo*). Eso sí, lo más lamentable es que nada de esto beneficia a mi baraja, pero a quién mierda le importa...ni a mí me importa.
      *Acabo de inventar ese término.

      Sémola culiao, deja de publicar nuestras vidas en este puto diario virtual.

      Eliminar
    2. Deberías dedicarte a tus asuntos, hijo de la caca. Te extraño mucho, amigo.

      Eliminar
    3. Uuuuyyyyy y el beso cuando ? xD

      Eliminar
  3. Se nota bastante la influencia de Bukowski en tus narraciones, pero sin animo de insinuar que eri copion creo que tienes el don de sacarle el lado humorístico a las circunstancias absurdas en las que generalmente estamos inmersos, eso mi hermano es sinónimo de agudeza y creatividad,en todo caso sigue pa delante no mas loco, aparte que eri mas interesante acá que en plp, bueno allí no hay demasiado espacio para explayarse de buena forma, aunque por lo menos no se ponen a chuparse el pico entre todos como en otras redes sociales, obviamente he leído tu blog por que te cache en plp, saludos de narigonoso, otro weon con tiempo para postear mierda en plp.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh loco, gracias por el comentario.Sí, en realidad plp es pa' puro weár, aunque de repente salen cosas más que interesantes.
      Espero verte más seguido por acá, un abrazo!!

      Eliminar