lunes, 16 de diciembre de 2013

Sobre el Bosón de Higgs, de pasados no tan lejanos y de futuros próximos.




Uno siempre está a una copa del suicidio. A una copa de de vino. Hace tiempo conocí el dolor y el desgarro del frío santiaguino moliéndote los huesos y las esperanzas. Viví como 5 meses en la calle, pidiendo limosnas y vagando sin sentido. Vi morir a unos cuantos, de frío, de puñaladas, de olvido. Pero vi cosas más atroces: los fantasmas arrastrados por una capital que se construyó pensando en que, algún día, la invadirían hordas de mapuche(s) beligerantes.
Las voces que partieron dentro de mi cabeza, pero que terminaron en los muros y el los grafittis, de esos grotescos que no tienen autor, de esos deformes, que en sí mismo son un pequeño infierno, esas voces ahora recién cobran forma. Nunca tuve inspiración. El futuro se me perdió de vista y el pasado dejó de tener sentido, pero había algo secreto, una poesía que se intuye ahí, pero nada más, está, es intuición solamente. Y la voz dentro de mi cabeza tomó forma alargada y frágil, un poco depresiva y se vistió de ternos decadentes y se puso una corona negra y unas botas gastadas y un pañuelo que cuesta seis veces más que cualquier cuartucho. He me ahí. Nunca tuve inspiración, solo tuve a Nick Cave, una bala que se perdió dentro de mi cabeza. Leer libros me volvió loco, pero escuchar su música me volvió indecente, grosero y vil, me volvió el mejor. Desde ahí que sonrío porque sé cómo terminaré. Ver la propia muerte da cierta libertad. Libertad paradójica porque no sirve de nada, solo de garantía. Amén por las horas que me faltan y por las personas que me extrañarán y me odiarán al mismo tiempo, pero ganarle al Diablo implica agarrarle los cuernos, para que no se mueva, mirarlo a la cara y gritarle: Hoy no te la llevarás. Hoy me pertenece, cabrón, hoy la desgarro como quiera, hoy es mía y solo mía, cuando no le quede nada te la podrás llevar, te la regalo incluso, pero, hasta antes de eso, es mía.

4 comentarios:

  1. Cuando uno enfrenta o sobrevive a su propia muerte es cuado uno aprede verdaderamente sobre lo que es esta loca vida, cuando te enfrentas a tus propios de monios,penas,amarguras y todo aquello que no deja que tu alma fluja, en el minuto en el que tu cuerpo inerte cae al piso y ya no hay nada mas que esperar, es recien hay cuando te liberas y vives... ( son casi las 4am a esta hora no se si escribo con mucho sentido)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja 4 AM!! Yo siempre revivo como a esa hora. Oye ¿dónde estás trabajando?

      Eliminar
    2. Como chica de la noche y a ti no te cobro ;) jajajaja no como reponedora en un super ;)

      Eliminar
    3. JAJAJAJA gracias por el cumplido.

      Eliminar