martes, 24 de diciembre de 2013

Payada contra Rapeada I

Payas
Rap

Volviendo de una fiesta que prometía ser un paraíso venusino -pero que terminó siendo, más bien, espartano-, veníamos en la micro (microbús), el Baraja y yo, cuando unos jóvenes se suben por la puerta de atrás, sin pagar, claro. Eran “raperos”, de esos malos, de esos que acojonan, “hip-hoperos”, para los entendidos, “flaites”, para los resentidos. Cuando nos vieron sentados ahí atrás, -nosotros, dos jóvenes, igual que ellos, pero con mucho menos bríos- comenzaron a insultarnos. No dijimos nada, simplemente callamos y desviamos la mirada. El Baraja andaba con su saxofón, en cuanto subieron los chicos malandras, éste, el Tito, lo escondió bajo el asiento en prevención de algún robo. Cesando los insultos a nuestras mercedes, comenzaron a gritarle cosas a las personas que iban por la calle, les gritaban de todo, hasta que una chica se les cruzó, una real chica, de esas que entran en la categoría de “la chica más hermosa del universo”. Entonces, los raperos se volvieron locos gritándole, estaban medios “duros”, medio esnifados, cocaína, se les notaba en las pupilas. De pronto uno de ellos, el más bajo, comenzó un sonido con su boca: puso su mano, sus dedos, en su hocico, haciendo una “magia” para que el aire saliera de modo más compacto, imitaba el sonido de un sintetizador, pum ts ts pum ts ts pum, y otro rapero comenzó, claramente, a rapear, dijo cosas bastante agresivas, pero una de ellas, la importante, decía así:

Porque a loh longi loh pehco a puñalá
(por que yo, a los tontos, los apuñalo)
Y si no, la venden, el par de mermeláh
( o si no, el par de tontos, se condena)

Y con “par de mermelá” se refería a nosotros. Nos lo dejó claro, lo “rapeó” mirándonos a la cara. Podíamos dejar pasar cualquier afrenta, total, no tenemos mucha dignidad, pero un insulto en rima era imperdonable. Los raperos de Chile adoptaron esa vieja costumbre de tirarse mierda en certámenes de rimas, por lo que, sin esperar una invitación, recogimos el guante y nos enfrentamos, solo que, en lugar de rimas producto de la improvisación rapera, lo hicimos como lo hacen los gambleros, con payas gambleras, esto es, payas acompañadas por instrumentos que no son guitarras: el saxofón del Baraja. Ya antes lo habíamos hecho, es más, somos conocidos payadores del centro, solo que los chicos no lo sabían…

*La traducción al castellano estándar de los versos estará entre paréntesis, los turnos serán identificados por letras: S para mis rimas y R para las de ellos, cualquier otra acotación irá entre paréntesis rectos.


**Por supuesto, el Baraja de mierda se comprometió a transcribir lo ocurrido, que ya ocurrió hace algunas semanas, pero como todo buen amigo, el conchadesumadre  no se ha pronunciado, es más, cada vez que se lo recuerdo finge un ataque de epilepsia, bastante mula, lo que me indica que no ha hecho nada. De todas formas pego la introducción, que por sí misma es bastante literaria, creo. En cuanto aquel simio logre articular las rimas –de los dos, él es el de la buena memoria-, las pego, pero dudo que sea antes de Año Nuevo, que por cierto, posiblemente lo celebremos acá, ya que el año pasado casi nos matan en Valparaíso, recuerdo que aquella vez confundí a un gordo con Vilas-Matas, fue una noche atroz. 

4 comentarios:

  1. Quedamos a la espera de esa magnífica contienda payada:rapera . Genial la idea. Está para filmarla. Apura al puñetero Barajas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que el Baraja lea esto. Según él, tiene "memoria musical".

      Eliminar
  2. Espera sentado, como para que no te canses xD

    ResponderEliminar