lunes, 2 de diciembre de 2013

De mi peor y más terrible enemigo en la vida


Como todo buen hijo de vecino, tengo varios enemigos declarados. Entre ellos, dos destacan: el primero, es un pájaro que lleva cantando varios días a las 5 AM, con intenciones claras de no dejarme dormir; el segundo, es un “pelado” de quien siempre hablo. Respecto al segundo, su nombre real, para variar, nadie lo conoce; él se ha esforzado porque le digan “El Poeta”, sin embargo, el nombre que te pone la calle es como una marca a fuego, de esas que no se borran, por lo que, a pesar de sus insistencias, le dicen simple y coloquialmente “El Pelado”, debe ser porque tiene una cabeza monda, craneal, con cero pelo en ella, decisión personal que todas las mañanas reafirma, sagradamente, rapándose el incipiente cabello. Él es gamblero declarado hace más tiempo que yo, debe tener unos 35 o 38 años, y cuando supo que El Vilches, antes de morir, me legó la misión de escribir la historia oficial de la Gamblerística Chilena, el Pelado, que también se las da descritor, se declaró formalmente mi peor enemigo. Hemos pasado por situaciones bastante parecidas: hemos perdido los mismos concursos literarios, nos han echado de varias lecturas poéticas, ambos hemos aceptado la derrota y nos hemos reído de ella, ambos creemos, juramos de espalda, que escribimos bien, y, por último, a ambos nos han echado a patadas de las editoriales más irresponsables y libres de Santiago.
Como el Pelado tiene más años, ha escrito más cosas que yo, varias más. Según él, tiene 10 novelas en su catálogo, ninguna de ellas mala, todas perfectas y, según él nuevamente, la última es su obra maestra, tal como la primera, un intento desesperado de Quijote, de inmortalizarse en respuesta a ese mundo cultural que nunca nos mirará. Ayer en la noche terminé de leerla, me dijo que no se la comentara a nadie porque le robarían la idea, pero como él fue mismo desgraciado que se robó mi diario de vida, la siguiente entrada (la de mañana) será una reseña detallada de su última novela "El Crucero".

No hay comentarios:

Publicar un comentario