jueves, 21 de noviembre de 2013

En donde reclamo por lo último del acontecer nacional, en "verso"


Un incendio duerme en mi cabeza.
Acá estamos, veinte millones y pico de chilenos
remando todos hacia todos lados,
pero ordenados, porque nos lo mandan,
sin hacer mucha bulla, porque nos lo exigen
y odiamos a quienes nos exigen aquello,
pero no nos importa, porque los elegimos de todas maneras,
por votación popular, carajo.
“La alegría ya viene”,
me gritaba mi padre cuando apenas podía hablar…
y acá estoy viendo como todo se desmorona.
Pinochet, me decía, Pinochet tiene la culpa de todo,
es malo, el ogro, el más malo.
Y tenía razón mi viejo,
las mentes retorcidas de los militares fueron capaces de meter ratas vivas en la vagina de las chicas que no querían fornicar con ellos,
y el Diablo se sonrojó,
porque es literal, zaca, lexema por lexema,
se las violaba un perro a las feas, por diversión, qué se yo,
por maldad.
Y el Diablo se sintió incómodo.
Pasó el tiempo.
Venía un futuro milagroso y prodigioso,
lleno de alegría,
pero nos engañaron:
no se puede ser libre si se es idiota.
No se puede ser libre
si nos interesan los goles de la selección,
si nos apetece saber qué vestido vistió la Geisha en su último escándalo,
si nos masturbamos los unos a los otros al ver aquella televisión que nos convence que todo está de lujo,
que Chile está forrado,
que somos especiales,
somos el mejor rebaño,
el mejor de todos,
el más obediente,
upa dicen, chalupa gritamos.
Un incendio duerme en mi cabeza.
La alegría ya viene, hijos de perra.
Les creímos
Y NOS DOMARON,
COMO QUIEN DOMA A UN CHANGO, A UN PERRO A UN HOMBRE,
Y NOS ESCLAVIZARON,
en lugar de esposas
UN I-PHONE: Un diseño fino y ligero, conexión inalámbrica ultrarrápida y montones de apps de productividad lo convierten en el mejor compañero de trabajo. Con seis aplicaciones de lo más genial. Estas seis apps geniales son ahora mejores que nunca, para que hagas autenticas virguerías con tus fotos, vídeos, canciones, documentos, hojas de cálculo y presentaciones. Están preparadas para la arquitectura de 64 bits, así que aprovechan al máximo la potencia del hardware. Y como iCloud está integrado con todas ellas, tus dispositivos se entienden de maravilla.
Un celular inteligente, toucht, con mil y tantos megapixeles para que te mires a ti y veas el mundo a través de una pantalla capaz de registrar cada arruga de tu jodido dedo.

ME NIEGO A SER FELIZ EN UN MUNDO ASÍ.
Y el incendio que duerme en mi cabeza se saldrá de control.



2 comentarios:

  1. Magnífico. Quita Chile y pon España y estamos en las mismas -un poco menos de truculencia, creo yo, durante el franquismo. Me gusta mucho eso de No se puede ser libre si se es idiota. aunque a veces sospecho que la única manera de libertad es esa, ser idiota, cuando tu dirección es exactamente la misma que la del río que te empuja acabas creyendo que eres tú el que hace fluir al río.(al final la libertad es una cuestión de auto conciencia) Oye. voy a poner una referencia a esta entrada en mi blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pardiez, la gente es la misma en todos lados.
      Un abrazo y suerte.

      Eliminar