viernes, 23 de agosto de 2013

Sobre temas TAN relevantes que no se me ocurre un título apropiado. Excepto éste.


No hay niún mérito en ser lindo/a , eso es responsabilidad de los padres de la persona linda, no de la persona misma. Así, me molesta la gente que se vanagloria de su belleza, como si fuera un mérito la güeá. De hecho, me cargan las personas que se vanaglorian de lo que sea, son los peores. Los que NO se vanaglorian en absoluto son peor aún que las personas que sí se vanaglorian. Por eso nunca me quiebro, porque soy peor que todos ellos juntos. No, miento, me vanaglorio mucho, siempre me ando quebrando demasiado. Por ejemplo: 
De todas las peleas 1 vs 1 que he tenido en mi vida he ganado 2, mi gran récord personal. 
Número de concursos ganados: CERO. Eso sí que nadie lo logra. 
Me falta uno y ya habría cometido todos los pecados capitales. 
Cerros que he intentado escalar: 7. 
Pololas conocidas: 3. 
Cerros que he escalado: CERO. 
Pololas no conocidas: TODAS. 
Número de veces que he estado a punto de morir: 9. 
Semestres en la universidad: 1.
Número de veces en que he estado REALMENTE a punto de morir: 1.
Puntaje PSU: 623.
Cantidad máxima ganada en los caballos: $45.000.
Cantidad máxima perdida en los caballos: $60.000 (las quinelas no son lo mío).
Cantidad máxima perdida en el Marcoleta: $45.000 (sí, el mismo día de los caballos).
Número de mujeres que me he follado: 35.
Número de mujeres que me han rechazado: X [donde X es igual al total de la población femenina-35 mujeres].
Cantidad de días que he ocupado la misma ropa: DOS MESES (mochileo).
Número de días seguidos estando borracho: 3, quizás menos.
Número de veces en que se me ha roto el condón mientras macaqueaba: 3.
Dinero gastado en locomoción (desde que vivo solo): CERO
Palabras inventadas: 6.
Chistes inventados: 9.
Chistes buenos inventados: 0.

*

Hoy vendrá el Tito Baraja con su saxofón mágico, espanta a la gente con su saxofón mágico. Yo me iré a tomar un café abajo, con el Marcos Tres de Bastos, y luego me bañaré con agua fría, tradición vieja que ocupo como ritual para una buena noche, para que la perra fortuna se digne a abrir sus piernazas. A cigarro regalado no se mira el filtro: ¿qué diría el Copa Rota, al verme acá, cavilando qué hacer después de las ocho de la noche, como si fuera adulto, como si fuera malo, como si tuviera plata, como si tuviera un plan? ¿Qué diría el Copa Rota al ver la noche santiaguina vomitada por mi baja resistencia al copete? Diría: "Chís! En reírnos se nos pasa el tiempo, güeón, olvídate de tu infancia, güeón culiao. Sale y pierde como los hombreh, para de escribir, que de gamblero no se nace pero sí se muere..." Escucho a los vecinos reclamando porque el Baraja trajo su saxo. Llegó la hora de la poesía metralleta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario