jueves, 27 de junio de 2013

Otro Odradek

Ando medio achacado desde que pasó lo de mis vecinos, pero peor que andar achacado es andar con falta de inspiración pa hacer weás. Para colmo el universo siempre encuentra excusas para que se me ocurran cosas, pero muchas veces se le van las situaciones de las manos, como lo que me acaba de pasar ahora cuando venía llegando. Es corto, como dije, ando falto de inspiración pero satisfecho de excusas para escribir. Ya, pico, lo que pasó realmente es que me cayó un farol en la espalda, de esos faroles de mierda que iluminan las calles. Ayer posiblemente se soltó por la protesta inmensa que hubo y hoy terminó de soltarse para caerme en la espalda, por culpa, claro, de este viento hiperactivo que hay (estoy chato de la expresión "viento huracanado" hay pocas cosas peores que esa).

Aún estoy en un poco sordo (el Tito Baraja me tocó su cagada de saxofón en la oreja argumentando que aquello me sacaría la mala onda, pero lo único que logró fue reducirme un par de años la capacidad auditiva), aún estoy un poco ebrio (Dicen que no sé tomar porque me curo muy rápido, yo digo todo lo contrario, que embriagarme con pocas copas  me hace ahorrar plata y malos ratos, por lo que sí sé tomar), aún estoy triste y choqueado (por lo de mi vecina, que no bastándole con que su vida fuera un infierno culpa de su marido, se lo cargó y ahora los dos están en el infierno), aún tiemblo de frío (Se me perdió por vez número mil mi bufanda), aún no sé cuando se escribe ‘aun’ o ‘aún’ y, por último, aún me queda otro día por soportar. Haré algo inteligente y lo  soportaré mientras duermo.

Por cierto la mierda de farol me dejó un moretón con forma de virgen maría en la espalda. Me lo traje, tiene que ser una especie de señal divina o algo. Desde ahora será parte de mi colección de odradeks jajajaja.

Se cuidan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario